Sobre la unidad de los partidos políticos......

 

Con respecto al siempre repetido tema de la unión de partidos guineanos, me gustaría exponer mi punto de vista, para contrastarlo con vuestra opinión:

La presunta regionalización de los partidos guineanos y también su fragmentación, vienen dadas en gran medida por la presión del régimen.

                Bajo control y en una clandestinidad parcial o absoluta, los partidos se conforman como bloques cerrados de amigos, parientes y conocidos. Es una cuestión en un principio más de seguridad que de falta de deseo de obtener una mayor y más plural participación, ya que esta también es crecimiento. Lo que pasa es, que en política, como en genética, la endogamia produce degeneración. A degeneración le llamo un cierto egoísmo y una manera de ver las cosas demasiado limitada en lo inmediato y lo próximo. En la supervivencia.

                Los partidos que pretenden una presencia nacional, tienen problemas de comunicación. No hay un teléfono en cada esquina, si servicio de correo, ni privacidad, y el tránsito de personas por el país no es libre. Hay controles en las salidas de todas las poblaciones. Siempre hay riesgo de infiltrados. El hermano militante todo lo vé.

                La pluralidad y la desunión de partidos, muchas veces intervenidos maquiavélicamente por el jefe superior, es una consecuencia más de la represión de la dictadura y de la falta de medios. Del exilio obligado de muchos de los mejores y del “virus” de los falsos políticos que mencionáis y que se venden..

                Creo que Samuel es médico así que me dirá el nombre de esta dolencia, pero a la oposición guineana le pasa como a ese corazón enfermo cuyas fibras musculares se agitan sin control en vez de coordinarse para dar latidos. Llevan  los partidos y las asociaciones buscando la unión en los temas comunes para avanzar hacia la democracia. Pero pasa el tiempo y el desfibrilador no llega. Nadie sabe como se conseguirá esa descarga eléctrica que ponga el corazón en marcha.

                No es fácil porque se actúa sobre presión. Todos los días contamos absurdos del carácter de Obiang, y hoy señalaré uno más que refleja su  prepotencia. Obiang es el único caso conocido de presidente que se atreve a intimidar físicamente y con armas en la mano a presidentes extranjeros. Lo ha hecho el mes pasado en el aeropuerto de Malabo ante el presidente de Camerún, donde se intimidó a la escolta, se abrieron valijas diplomáticas y se registró el avión presidencial. A Leopoldo Calvo Sotelo, en pleno idilio España - Guinea post golpe de Agosto, lo encañonaron los marroquíes mientras recorría al anochecer Malabo en visita oficial, y durante la última visita a España con el presidente Gonzalez, la guardia mora quiso entrar en la Moncloa armas en mano y solo lo impidió la resolución y superioridad de los guardias civiles en lo que pudo ser una carnicería (ambas situaciones son recogidas en los últimos apéndices incorporados del libro La Tribu de Leguineche).

                Dice Samuel que hubiera sido positivo el apoyo decido y absoluto a determinados líderes por parte de partidos españoles como por ejemplo a Severo Moto. Contando con más medios a favor de esta facción, se hubiera creado un líder, y la existencia de un líder podría ser uno de los mejores medios para obtener la unión de las fuerzas y a creación de un interlocutor y un portavoz único de las fuerzas opuestas a Obiang. Pero hubiera sido un líder parcial, artificial, no consensuado. No cumpliría ese papel de mediador que respetando la pluralidad de las fuerzas en oposición, pudiese dar una sensación de unidad ante naciones y organismos internacionales.

                Ya lo he escrito otras veces. Las potencias extranjeras apuestan por Obiang, porque si se pregunta a los del otro lado, salen veinte hablando a la vez ( y los unos mal de los otros), que es lo mismo que ninguno.

                En España, hubo democracia porque muerto Franco, los propios franquistas reconocían lo inevitable del cambio y se aprestaron a acomodarse a los nuevos tiempos. Aquí tenemos aun Obiang y los suyos tienen otros planes para su sucesión.

                Habláis de una Conferencia Nacional. ¿Dónde se haría? Porque no todos pueden entrar en Guinea Ecuatorial. En un país de la zona ¿Hay alguno seguro? En Europa ¿Van a viajar los guineanos a Europa?  Aun habiendo quien sufragase los gastos, no habría libertad para los que tuviesen que tomar el avión de vuelta y volver a mirar a la cara al de las gafas de pasta negra.

                Yo creo que la Conferencia aun no es viable hasta que el régimen se vea forzada a aceptarla. Y para que tenga que aceptarla, es necesario que haya presiones mucho más serias. Mucho más serias que las resoluciones de la ONU en la Comisión de Derechos Humanos o de la Unión Europea, que todo lo más dejarán a Guinea sin sanidad o educación y dejarán al bueno de Teodoro exactamente igual de impasible que antes. El bienestar del pueblo no es tema suyo.

                Cuando se habla de más presión, es incómodo insinuar nuevas vías como hace el documento del UDI. Es incomodo insinuar violencia o la incitación a una intervención internacional o a cualquier otra cosa por parte de personas de talante demócrata, pero el fracaso por conseguir a través de los cauces lógicos cosas tan elementales y a las que tiene derecho el ser humano, como a la vida o a la libertad de expresión o a juicio justo, exaspera y alienta el considerar otras alternativas, con las consecuencias que ello conlleva. Y sobre todo, hay que estar seguro que no se ha hecho un último esfuerzo por el diálogo.

                  Un saludo