Extracto del artículo publicado en El Pais Semanal en diciembre de 2.001.
 
 
"Las navidades son bonitas -apunta Piluchi- pero desde que estamos en España nos dan tristeza. En estas fechas hacemos balance de logros, lo usamos familiarmente como el mes del balance y para hacer las paces con alguien.
 
(Pregunta): Pero eso son cosas que se dicen, la realidad suele ser otra.
(Respuesta) Piluchi: No, no, eso es real. Aquí no vamos a misa porque lo sentimos muy comercial, pero en Guinea la gente va a la iglesia y allí te convences de que antes de que nazca el niño Jesús tu corazón debe estar totalmente limpio. Y por eso te reconcilias con quienes te has enfadado. Las misas de aquí son muy diferentes, las de allí duran tres horas y ni te enteras. Las mejores canciones son en Nochebuena y en Nochevieja. ¡Huy madre, quién se pierde la misa! Nadie.
 
Y en España, ¿cómo pasan ahora la Navidad?
Paloma: Tristes, pero agradeciendo a Dios nuestro éxito y rezando porque somos cristianas. Aquí ponemos árbol de Navidad y los regalos nos los da mi hermano, en Guinea mi padre o mi madre. Pero no hay un día concreto para los regalos, quizá después de la misa de Nochebuena cuando todos hemos hecho las paces.
 
¿Consumimos demasiado estos días?
Pero en Guinea también se gasta muchísimo. Son fiestas gigantes: ropa nueva y zapatos nuevos, cortinas nuevas, se pinta la casa... Sí, estos días son una ruina. Se hacen tantos gastos que se llega a enero sin dinero.
 
¿Qué me dice! ¿Todas las navidades compran cortinas?
Sí. Hay que recibir a Dios depurado, allí se viven mucho. Y, ósabe qué? En Guinea, para conmemorar el final de año, se hace comida tradicional, se toma un tubérculo, el bigjemm muy jugosos y muy tierno, se come con una anguila que se hace tres días antes en aceite de palma. ¡Muy rico!
 
Bueno, aquí tomamos las uvas
Sí, nosotras ahora también hemos tomado esa costumbre
¿Han configurado ya su lista de reconciliaciones?
 
En Navidades se perdona todo, Dios debe purificar las almas, si hay una sábana oscura se convierte en blanca. Feliz Navidad que para ti tenga una sábana blanca.