H O J A  I N F O R M A T I V A

MIENTRAS OBIANG VIAJA A LA HABANA. El dictador guineano abandonó el pasado viernes su país en uno de esos viajes (cada vez más frecuentes y siempre misteriosos) que ponen de actualidad las relaciones internacionales del régimen guineano. El mismo día siete Obiang era recibido en el aeropuerto de Rabat por el ministro de Justicia marroquí, Omar Azziman. Las primeras razones para esta escala habría que buscarlas en el reciente empeoramiento del presidente guineano, confirmado por distintas fuentes del interior del país. Como es conocido Hassan II instaló clínicas en Marruecos, atendidas por médicos que se desplazan desde Francia, para que sus amigos (Mobutu, Obiang, Bongo...) recibiesen cuidados sin necesidad de entrar en Europa. Desde algunos círculos de la oposición guineana en Madrid se ha anunciado la coincidencia de la visita de Obiang a Marruecos con la denuncia por este país de los acuerdos que avalan la presencia en Guinea de los cuarenta militares marroquíes que forman la escolta personal del dictador. No hemos podido, por nuestra parte, confirmar esta noticia. Es cierto que la retirada del contingente marroquí figura desde hace meses en la agenda del presidente del gobierno Abderraman Yusufi, pero no nos consta que tal medida se haya tomado en este momento. Las relaciones entre los dos países han bajado de nivel desde la muerte de Hassan II, pero aún a mediados de marzo, Guinea figuró entre los países visitados por emisarios personales del nuevo rey. El ministro de Cultura Mohamed Achaari visitó Malabo y se entrevistó con Obiang. Un comunicado del presidente guineano solicitaba entonces el reingreso de Marruecos a la OUA y expresaba el apoyo a las políticas africanas del nuevo rey marroquí...

Las relaciones entre el gobierno de La Habana y la dictadura guineana se han estrechado mucho en los últimos meses. Obiang visitó Cuba a finales del pasado noviembre, siendo recibido por Fidel Castro y firmando un amplio plan de cooperación. De creer lo dicho en aquellos días por Radio Malabo, Obiang habría donado 50.000 dólares a distintas instituciones sanitarias cubanas. A mediados de enero el ministro guineano de Información firmó en La Habana un acuerdo que garantizaba la formación de diez técnicos de la radio-televisión guineana, una institución absolutamente controlada por la dictadura y a la que no tienen acceso los partidos de la oposición democrática. A finales de ese mismo mes llegaba a Malabo una delegación cubana presidida por la señora Lilian Jiménez Expósito. Formaba parte de ella Giraldo Macola Coyago, embajador de Cuba en Nigeria y en Guinea. La agencia AFP anunció en aquel momento que la cooperación entre los dos países se basaba fundamentalmente "en los sectores de la educación, la salud pública y la agricultura". El veintiuno de marzo llegaron a Malabo 150 cooperantes cubanos, "médicos, enfermeros y técnicos de laboratorio" destinados a distribuirse por todo el país. En el mismo vuelo salían para La Habana ochenta estudiantes guineanos para ser formados en distintas especialidades médicas. Agustín Nsé Nfumu, secretario general del gubernamental PDGE, había anunciado reiteradamente que no se trataba de una cooperación entre ambos estados sino entre el Partido Comunista Cubano y el PDGE. Los estudiantes guineanos que salían para Cuba eran por tanto "militantes" de este partido, es decir, personas emparentadas con los círculos más cercanos al presidente Obiang. Las declaraciones de los estudiantes guineanos a los medios de comunicación oficiales confirmaron esta condición. En la primera semana de marzo visitó La Habana el presidente del parlamento guineano, Salomón Nguema Owono, para asistir a una reunión de parlamentarios del tercer mundo, organizada por las autoridades cubanas. Es sabido que el parlamento guineano, resultado de las fraudulentas elecciones del 7 de marzo de 1999, está integrado exclusivamente por miembros del PDGE, siguiendo la política de vuelta al partido único que ha adoptado en los últimos tiempos el presidente Obiang. Con la presencia del dictador guineano en la conferencia de los 77 que se celebra actualmente en La Habana se corre el riesgo de presentar la cooperación Cuba-Guinea como un modelo de cooperación sur-sur. Nada más lejos de la realidad. La ayuda cubana contribuye a reforzar al régimen dictatorial que gobierna Guinea, al tiempo que ahorra al estado guineano el coste de algunas de sus responsabilidades básicas. Obiang y sus amigos podrán quedarse con más dinero procedente del petróleo.

żVa a viajar el presidente guineano a los Estados Unidos? También sobre este punto han emitido recientemente un comunicado algunas organizaciones del exilio. Al parecer, la administración norteamericana habría negado la entrada en USA a todo el séquito que acompaña a Obiang y a su esposa (entre 30 y 40 personas). Esta medida no ha sido confirmada por ninguna de las instancias implicadas, aunque desde la oposición democrática en el interior nos dicen que sí lo han hecho algunos altos cargos de la administración guineana. Se considera que esta medida, muy cercana a la negación del visado para el propio dictador, sería una clara muestra de reprobación de la administración norteamericana por la reiterada violación de los derechos humanos que tiene lugar en Guinea y que puso de manifiesto el informe del Departamento de Estado del pasado febrero. En la segunda semana de este mismo mes había visitado Malabo una delegación norteamericana encabezada por el senador William Jefferson (Luisiana) e integrada por seis personas: el ex-embajador en Guinea Chester E. Norris, ahora directivo de la compañía petrolera Meridian, el presidente de CMS-Nomeco, algunos representantes de otras petroleras y miembros de la representación norteamericana en Yaundé. Jefferson y una funcionaria de esa embajada se entrevistaron con la oposición democrática. Eran plenamente conscientes de la inseguridad jurídica en la que se vive en Guinea, así como de las anomalías de funcionamiento del parlamento guineano. Expresaron también su pesimismo sobre la situación política del país y manifestaron que si se mantenían las situaciones de crisis en los partidos opositores, la población guineana debería estar dispuesta a soportar varios años más de dictadura...

Pero mientras Obiang viaja a La Habana la vida política sigue en Guinea Ecuatorial. El pasado domingo, día 9, tuvo lugar en Bata un "homenaje" a Teodoro Obiang Mangué, Teodorin, hijo mayor del dictador. Participaron delegaciones de todos los pueblos del continente que habían sido visitados por él en la denominada Gira Forestal: durante varios meses Teodorin ha ido inaugurando las escuelas o los centros de salud que, conforme a las leyes guineanas, deben construir las compañías madereras en aquellos pueblos en los que tienen explotaciones. Al "homenaje" de Bata acudieron también representantes de todas estas empresas que como se sabe están en mayor o menor medida participadas por el propio Obiang Mangué. La celebración se prolongó durante más de cinco horas y fue ampliamente recogida por la TV guineana. Este es uno más de los múltiples actos que, siempre en la región continental, constituyen una campaña electoral permanente por parte del hijo mayor y aspirante a sucesor del dictador guineano. Teodorin pagó el día de fin de año un espectacular concierto celebrado en la Plaza del Reloj de Bata, repartió abundantes juguetes a los niños de esta misma ciudad y, a lo largo de la "gira forestal", se ha hecho acompañar, entre otros, de un persona que reparte billetes de 10.000 F CFA... En las próximas semanas va a ser nombrado presidente de las juventudes del PDGE, lo que le convertirá automáticamente en vicepresidente del partido. Todo parece indicar que Obiang está decidido a desafiar las resistencias que despierta y va a nombrar sucesor a su propio hijo.

Continúan las operaciones de desestabilización de los partidos opositores. El gobierno guineano ha practicado en dos de ellos ADP y UP el mismo procedimiento. En la Acción Democrática Progresista de Victorino Bolekia, alcalde de Malabo, ha dado lugar a una facción enfrentada a la dirección que hacía imposible la vida del partido. Cuando según la ley recurrieron a las autoridades y a la justicia, para que arbitrasen en el conflicto, todo el peso del régimen (incluido el económico) se desplazó a favor de la opción "no oficialista". Bolekia no podrá utilizar las siglas de su partido ni presentarse a las próximas elecciones municipales. En el reciente reparto de fondos para la consolidación de los partidos hecho por las autoridades guineanas (han correspondido 750.000 pesetas a cada partido), el dinero se entregó a la que es ya opción mayoritaria y que encabeza Francisco Mba Oló. El mismo proceso va a darse en Unión Popular, uno de los partidos más importantes de la oposición guineana. Las facciones de Pedro Ekong y Carmelo Mokong, favorables a participar en el parlamento guineano y a una política más cercana al régimen, han iniciado una operación que les dará el control del partido tras una Convención Nacional que se celebrará los días 29 y 30 de este mes. Estas opciones cuentan con el apoyo económico, político y mediático del gobierno, mientras Andrés Moisés Mba Ada, cabeza de la opción "oficialista" continua en Madrid, dando muestras de una enorme pasividad... Al final de la operación Obiang contará con un partido opositor menos y con cuatro diputados en el parlamento que no pertenecen (al menos en teoría) al PDGE.

Las autoridades militares han licenciado en las últimas semanas a 30 soldados, todos ellos naturales de Mongomo, por haber visitado en sus domicilios a Felipe Ondo Obiang y a Guillermo Nguema Elá, dirigentes ambos de la formación no legalizada Fuerza Democrática Republicana (FDR). Los dos fueron puestos en libertad en la noche del 14 de marzo tras cumplir una pena de más de un año de cárcel acusados de "atentar contra la seguridad del estado" en un juicio carente de todas garantías. El FDR agrupa a antiguos dirigentes del régimen de Obiang y del de su tío Francisco Macias.

Continúan en prisión Aquilino Owono Bibang y Gabriel Ndong Owono, militantes ambos del partido CPDS en la ciudad de Acurenam, región de Río Muni. Han sido detenidos en otras oportunidades, una de ellas en noviembre de 1998 cuando el gobierno les acusó de estar implicados en la entrada ilegal a través de la frontera con Gabón de un libro editado en España en el que se analizaba la situación política y económica de Guinea Ecuatorial. La orden de detención ha procedido en esta oportunidad del delegado gubernativo en Acurenam, Marcelino Asumu, quién manifestó haber tomado esta medida tras escuchar unas declaraciones de Celestino Bakale, responsable de relaciones exteriores del CPDS, en el programa para Guinea Ecuatorial de Radio Exterior de España. Bakale, refiriéndose a las próximas elecciones municipales, afirmaba que el gobierno de Guinea carece de la menor voluntad democratizadora. Entre los ejemplos de abusos gubernamentales expuestos por Bakale estaban las detenciones de Acurenam de noviembre de 1998. Los dos detenidos han sido objeto de malos tratos. Permanecen encarcelados desde el 3 de abril.

14 de abril de 2000

Asociación de Solidaridad Democrática con Guinea Ecuatorial (ASODEGUE)